inicio > ¿Quiénes Somos? >
.

Sobre los Adventista del Séptimo Día

Los Adventistas creemos en una Trinidad de tres personas--el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo---que son un Dios. Ellos hicieron posible la salvación cuando Jesús, el Hijo, vino a esta tierra como un bebé en Belén y vivió una vida sin pecado de acuerdo a la voluntad de su padre. Cuando Jesús fue crucificado por los pecados de las personas en el mundo y resucitó de los muertos en el tercer día, se ganó la victoria para todos.

Cuando regresó al cielo después de su resurrección, Jesús dejó al Espíritu Santo para servir como nuestro Consolador y Consejero. Prometió regresar a la tierra por segunda vez para completar su plan de salvación y llevar a su pueblo consigo al cielo. Los Adventistas nos encontramos entre los creyentes que aguardan ese día.

Los Adventistas creemos que Dios se interesa en la calidad de vida del ser humano, y que todo--la manera en que vivimos, comemos, hablamos, pensamos, nos tratamos unos a otros, y nos interesamos en los que nos rodean-- forma parte del plan de Dios. Nuestras familias, nuestros hijos, nuestros trabajos, nuestros talentos, nuestro dinero, y nuestro tiempo son todos importante para Él